Saltar a Navegación

Siempre nos quedará Ypsilon

Sergio Marchionne anunció el pasado día 6 de mayo lo que será el nuevo plan industrial de Fiat. La rueda de prensa se centró en dos puntos: el desarrollo de Alfa Romeo, separándola como sociedad independiente junto con su nueva gama de productos, y el futuro inexistente de Lancia.

Lancia va a cerrarle las puertas a la mayoría de los mercados, de momento centrarán su producción únicamente en el Ypsilon que sólo se comercializará en Italia ya que allí es donde se concentra el 80% de sus ventas. Así pretende la firma italiana intentar sacarle la rentabilidad pendiente al modelo.

Después de un primer apaño, en el que la compañía compró Chrysler e importó sus modelos Chrysler Voyager y el 300 remarcados como Lancia, las opciones se vieron reducidas. Esta primera estrategia aportaba una solución a la escasa gama para la red comercial. A pesar de tener un producto y precios competitivos no cuajaron en el mercado, las ventas ni se acercaron al objetivo anual establecido.

Remarcar los Chrysler no funcionaba. La historia de la marca siempre había sido fiel a una línea con productos Premium, de diseño y con una tecnología avanzada, se podría decir que buscaba ser un Mercedes-Benz a la italiana. Sin embargo pertenece a una compañía que posee más marcas y esas marcas también necesitan grandes dosis de inversión. A día de hoy son mucho más rentables así que el equipo Fiat ha decidido ir a por lo seguro. A nivel financiero no es factible que Fiat pueda fortalecer la gama Lancia y relanzarla.

Sencillamente a Fiat sólo le quedan dos posibilidades. Una de ellas es por la que han optado: inducirle un coma, en el que no hará nada más que respirar en Italia a través del Ypsilon. Con el tiempo, si las estrategias y ventas de Alfa Romeo y Maserati, Fiat podría llegar retomar Lancia tal y como lo conocemos, pero es un plan de por lo menos seis u ocho años.

La segunda posibilidad es la de vender la marca. Existen marcas como la china BAIC (parte de sus acciones pertenecen a Daimler) que están interesadas en comprar una marca occidental. De esta forma Fiat podría sacar rendimiento económico a un activo que ya no pueden usar y al mismo tiempo Lancia tendría una segunda oportunidad.



Main menu 2

Dr. Radut Consulting